Una serpiente de colores, ritmo y amistad

Texto. Giselle Goderich Sánchez.

Foto: Ramón C. Higuera.

El Desfile de la Serpiente del Festival del Caribe 2019 tuvo lugar este viernes, en horas de la tarde, con su habitual recorrido desde la Plaza de Marte hasta el céntrico Parque Céspedes, de la urbe indómita. La ceremonia inició con un ritual de unidad y bendición para Cuba y las naciones amigas, realizado por el sacerdote Ifa Juan Martén Portuondo “Guancho”. A continuación, el babalawo santiaguero entregó al embajador uruguayo la Mpaka, símbolo mágico-religioso del Festival.

El acto estuvo presidido por el primer secretario del Partido en la provincia, Lázaro Expósito Canto, la presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Beatriz Johnson Urrutia, y el Excmo. Sr. Eduardo Lorier Sandro, embajador de la República Oriental del Uruguay; junto a otras importantes personalidades de la cultura cubana y foránea, como Fátima Patterson, premio Nacional de Teatro, o el Pocho González, amigo argentino que desde 1991 participa en el agasajo caribeño.

La celebración, llena de colores, bailes y ritmos de diversos países del mundo, puso de manifiesto la alegría del pueblo santiaguero y de las delegaciones participantes, nacionales y extranjeras por igual. Agrupaciones como el ballet folclórico “Los Canelos” del país uruguayo, el grupo folclórico “Mecongó”, y el “Cabildo Félix Rengifo”, mostraron al público asistente las tradiciones de las que cada una es portadora.

Un momento de ternura durante la colorida celebración, fue la presentación del proyecto “Sin límites para vivir”, que promueve la Casa de la Cultura “28 de enero”, donde niños, adolescentes y adultos con discapacidad probaron que, más allá de las limitaciones físicas, pueden participar de las más disímiles actividades sociales y culturales que se promueven en nuestro país.

El desfile culminó con la conga “Paso Franco” que, como es costumbre, hizo arrollar y sudar a todos los presentes.